Instrumented Interconnecteds Intelligent

La construcción de un
planeta más inteligente.
El blog de un planeta más inteligente.


eh
 
19/09/2016
17:21
 

Publicado por
Belén Perales en

 

Profesoresrobot

 

 

 

 

 

 

La semana pasó muy deprisa. Eso es buena señal.

25 profesores de Secundaria de la Comunidad de Madrid han participado en una nueva edición del curso “Robots, videojuegos y apps en el aula” en el IBM Client Center de Madrid. Con la colaboración de Asociación Creática y los voluntarios de IBM, los profesores participantes han actualizado sus conocimientos de Scratch, han descubierto Makey Makey, han creado sus propias aplicaciones para móvil con App Inventor, han aceptado los retos robóticos de Freaduino, han interactuado con Dino, un juguete con inteligencia artificial que utiliza la tecnología IBM Watson para responder a todas las preguntas de los niños y han sumado Teachers TryScience a las herramientas de colaboración útiles para el desarrollo de su práctica docente.

Pero sobre todo han creado equipo, han compartido dudas y logros y miran con ilusión al curso que acaba de comenzar en el que tendrán que contagiar a sus alumnos esas ganas de pensar, de inventar, de solucionar problemas, de enfrentarse a retos siendo creadores.

Ha sido la cuarta edición de un programa que comenzó en el año 2014 bajo el marco de las iniciativas de Ciudadanía Corporativa de IBM y en concreto del programa de promoción de las áreas científico-tecnológicas. Queremos despertar la ilusión en nuestros jóvenes y qué mejor manera que a través de los propios profesores que pasan tantas horas con ellos y les sirven de ejemplo y de motivación.

Dentro de esta sensibilidad se enmarca este curso que hemos ido repitiendo y adaptando porque los profesores lo han valorado mucho. Es un curso que en muy poco tiempo trata de poner en contacto a los participantes con distintas herramientas que podrán utilizar después con sus alumnos y sobre todo, con una metodología dinámica y participativa, en la que se busca el intercambio de experiencias y la resolución de dudas que facilita el aprendizaje creativo.

Publicado por
en

PROGRAMACIÓN, Es mejor a corta edad y en la familia

Evento IBM Bits & Bytes: Programación con la familia, dirigido a niños de 6-7 años y sus padres.

Imagen de previsualización de YouTube

Aprender a programar en una edad temprana (5-7 años) promueve el desarrollo de habilidades para resolver problemas, abstracción matemática y lógica incluso antes de que los niños pueden leer.

 Hacerlo en familia promueve y desarrolla una relación con la tecnología desde una perspectiva creativa e integradora, desterrando la responsabilidad y modelo individual.

 La introducción a la programación en un contexto de ocio compartido, genera menos estereotipos de género para las niñas con respecto a las carreras de tecnología, ingeniería y matemáticas.

Dos niños progrando

 

El departamento de RSC de IBM España organiza, en colaboración con la Asociación sin ánimo de lucro Creática, sesiones de Bits&Bytes, un evento donde padres e hijos aprenden juntos lo fácil y divertido que puede ser el desarrollo de sus propios juegos y cuentos interactivos. Los niños y sus familias desarrollan videojuegos con Scratch Jr, una herramienta especialmente pensada y diseñada para no lectores y nuevos lectores con la que los niños pueden aprender a programar juegos e historias con el uso de tablets como soporte tecnológico. Scratch Jr es una adaptación del lenguaje de programación, desarrollado por el MIT, dirigido especialmente a los niños y adolescentes, con un concepto muy didáctico y visual, basado en el uso de bloques.

 foto3  foto2

 

¿Por qué enseñar programación a una edad temprana?

Hay muchos pedagogos que abogan por los beneficios de la introducción de conocimientos de programación a una edad temprana. De esta manera, nuestros hijos pasan de ser usuarios/consumidores a ser creadores de la tecnología. Los niños de entre 5 y 11 años, tienen una gran capacidad para descubrir y aprender conceptos matemáticos complejos y son capaces de trabajar con conceptos abstractos desde una edad temprana. Los mismos mecanismos neuronales que permiten a los niños aprender idiomas con facilidad, son los que les hacen muy receptivos a los lenguajes de programación.

Se ha demostrado que los estudiantes que aprenden la programación en edades tempranas tiene menos estereotipos de género en relación con las carreras de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas y son menos reticentes a continuar sus estudios en estas disciplinas. También se ha demostrado que mejora los resultados en las pruebas de matemáticas, razonamiento y resolución de problemas. Tiene un impacto positivo en la creatividad y la respuesta emocional de los niños con dificultades de aprendizaje, así como en el desarrollo de habilidades socio-emocionales y cognitivas.

Pero la programación no es un fin en sí mismo. “Programar te enseña a pensar”, decía Steve Jobs. Aprender a programar sirve a los niños y niñas para aprender a expresarse en los lenguajes propios de nuestro siglo y a interpretarlos con sentido crítico. Les sirve, asimismo, para comprender mejor los contenidos científicos y tecnológicos, para perder el miedo a crear y compartir.

foto4

foto5

 

 

 

Publicado por
en

Angel Moreu Directora de Cloud de IBM España, Portugal, Grecia e Israel

Angel Moreu
Directora de Cloud de IBM España, Portugal, Grecia e Israel

El formato vídeo se está convirtiendo en el elemento dominante y con una penetración más acelerada de la comunicación digital. Cada día, los vídeos se cuelan en nuestras pantallas con el propósito de informar, educar y entretenernos, tanto en el entorno laboral como en el hogar. Se estima que en 2018 habrá mil millones de suscriptores a modelos de televisión de pago y algunos estudios indican que el tráfico de vídeo pronto superará el 80% de todo el flujo de datos en la Red.

Desde un punto de vista tecnológico, el reto radica en que el auge de este nuevo formato implica modificar fundamentalmente las arquitecturas de TI en todos los sectores. Es esencial para todos los procesos (B2B, B2C o B2E) planificar una transición que permita lidiar con garantías con estos enormes volúmenes de contenido audiovisual y con las ramificaciones asociadas a los cambios de arquitectura. En este sentido, los grandes medios de comunicación y empresas de entretenimiento son los más interesados, ya que si bien el vídeo puede ser un claro habilitador de negocio para la gran mayoría de los sectores, para los medios es el núcleo del negocio, una divisa que cotiza cada vez más alto.

La industria de medios de comunicación y empresas de entretenimiento busca continuamente innovaciones que faciliten la gestión y distribución efectiva de contenidos en vídeo personalizados, que pugnen por posicionarse en la pantalla del exigente usuario final. Y es en este contexto donde irrumpen las tecnologías en la nube ya que el vídeo basado en cloud está proporcionando a la industria justo lo que necesita: retransmisión en streaming para suscriptores y para el lanzamiento de nuevos servicios. Es más, estas compañías no sólo hallan en esta tecnología un modo de gestionar mejor sus estrategias de contenidos audiovisuales, sino también una plataforma flexible que soportará la innovación en el futuro.

Cada vez tenemos más claro que si una empresa quiere liderar la trasformación digital ha de contemplar las capacidades de vídeo en cloud como un área estratégica. El reto es ofrecer un marco completamente diferenciado para desplegar servicios de vídeo sobre tecnologías desarrolladas en la nube híbrida y con APIs abiertas que ofrezcan flexibilidad y agilidad al mercado.

Por dar algún ejemplo de proyectos en los que hemos trabajado en este sentido, podemos destacar el caso de la Comic-Con, la mayor feria mundial del cómic. El vídeo basado en la nube ha convertido el evento en una experiencia diferente, gracias a su canal en alta definición. Los últimos avances tecnológicos han permitido proporcionar a los suscriptores de Lionsgate una plataforma completa para la gestión de contenido, distribución bajo demanda y multidispositivo y medios de pago para los clientes. Así, fans de todo el mundo han podido disfrutar desde cualquier lugar y a cualquier hora del principal evento del año para ellos.

Otro ejemplo de los beneficios que puede aportar la tecnología cloud aplicada al formato vídeo, han sido los premios Emmy, que reconocen cada año las mejores creaciones de la televisión estadounidense.

La organización de los premios ha distribuido a través de Internet vídeo en directo y en alta calidad a todo el planeta con un retardo no superior a los cinco segundos, trasladando al espectador una experiencia libre de fallos técnicos.

En definitiva, la migración del vídeo a una plataforma en la nube ofrece a la industria del entretenimiento y a los medios de comunicación la posibilidad de ofrecer una experiencia cada vez más personalizada, además del valor añadido de ampliar el foco del negocio a una audiencia global. Y no solo eso. Imaginemos los beneficios que puede aportar la integración de soluciones analíticas para predecir cómo están siendo consumidos los vídeos y, de esta forma, perfeccionar aún más la experiencia de personalización; o el valor que pueden aportar funcionalidades más completas como las tecnologías cognitivas, capaces de aprender del ser humano y comprender el lenguaje natural. Sin ninguna duda, con todo ello podremos elevar el rendimiento del vídeo como herramienta de comunicación y convertirlo en terreno abonado para los más innovadores productos y servicios que aún están por llegar.

Este post apareció por primera vez el 4 de mayo de 2016 en Panorama Audiovisual

 

Publicado por
en

Wolfram Rozas Director de desarrollo de negocio de Big Data en IBM

Wolfram Rozas
Director de desarrollo de negocio de Big Data en IBM

La progresiva digitalización de nuestra sociedad ha creado el nuevo recurso natural de las empresas: la información. Cada día las organizaciones y personas generamos 2.500 millones de gigabytes de datos, lo que hará que el universo digital alcance en pocos años los 44 zettabytes de datos (equivalentes a 1.600 millones de años de vídeo de alta definición).

¿Cómo pueden las empresas aprovechar todo el conocimiento que hay en ese inmenso universo? Nuestra mente es incapaz de abarcar tales dimensiones; la tecnología tradicional tendría cierta escalabilidad, pero se vería también limitada, dado que puede procesar inmensos volúmenes de datos, pero sólo estructurados, es decir, sólo aquellos que estén ordenados en una base de datos. ¿Qué pasa con el resto de los datos (imágenes, archivos de audio…) que nuestra mente sí puede entender pero que para los sistemas tradicionales son invisibles?

Necesitamos entonces nuevos sistemas con capacidades cognitivas similares a las de las personas para analizar la información en todos sus formatos: sistemas que entiendan el lenguaje natural de las personas, el lenguaje de los libros; sistemas que escuchen y entiendan las redes sociales, sistemas que vean e interpreten una radiografía o un informe médico… Y que lleguen a conclusiones en tiempo real y con un altísimo grado de fiabilidad.

¿Existen estos sistemas con capacidades cognitivas? Sí, y están abriendo una nueva era de la computación. No sólo por su capacidad para procesar, entender y analizar el universo de datos, sino porque la tecnología permite ya que sean capaces de interactuar con las personas de una forma más natural al entender el lenguaje y, lo más importante, al aprender de la experiencia. Esto posibilita que se establezca una relación simbiótica hombre-máquina en la que los sistemas colaboren con los profesionales para ampliar sus capacidades intelectuales. La primera versión comercial de esta tecnología es IBM Watson, fruto de décadas de trabajo de IBM, en colaboración con algunas de las universidades y centros de investigación más importantes del mundo.

Un ejemplo muy ilustrativo de las nuevas capacidades de los sistemas cognitivos y de cómo colaboran con las personas e interactúan de una forma más natural son las aplicaciones de IBM Watson Health. Cada año se publican 100.000 artículos médicos; leer esta cantidad de información es imposible para un ser humano, pero no para IBM Watson. Además, con el rápido aumento de dispositivos de hábitos saludables y médicos conectados, implantes y otros sensores que recopilan información en tiempo real, una persona puede generar de media más de un millón de gigabytes en datos relacionados con su salud durante toda su vida (lo que equivale a más de 300 millones de libros). Sin embargo, hoy en día resulta difícil conectar tanta cantidad de información, en constante crecimiento, con las fuentes utilizadas tradicionalmente en la investigación médica. Pero Watson sí puede, al ser una plataforma global de información segura y escalable.

Todos estos datos pueden resultar abrumadores tanto para proveedores del sistema sanitario como para pacientes, pero también supone una oportunidad sin precedentes para transformar la manera en que gestionamos la sanidad. Necesitamos mejorar el aprovechamiento y análisis de toda esta información en tiempo real en beneficio de los pacientes y el bienestar general.

Ninguna tecnología puede predecir el futuro, pero utilizando la analítica cognitiva para examinar los datos en tiempo real, los directivos podrán hacer una estimación del futuro con un gran nivel de confianza. Esto marcará la diferencia desde este mismo momento.

Este artículo apareció por primera vez el 22 de marzo de 2016 en el blog de Futurizz.

Publicado por
en

Jose María Pascual Managing Partner de IBM Global Services para España, Portugal, Grecia e Israel

Jose María Pascual
Managing Partner de IBM Global Services para España, Portugal, Grecia e Israel

Uber, Airbnb y Etsy son marcas innovadoras que han cambiado para siempre la forma de hacer negocio. Estas firmas de nuevo cuño hacen gala de un nuevo estilo de interactuar con sus clientes y también se caracterizan por atreverse a utilizar tecnologías ya existentes de forma innovadora, generando nuevos modelos de negocio y revolucionando sectores tradicionales.

Se trata de empresas disruptivas, que no desplazan de forma gradual a otros actores de la industria, sino que remodelan por completo el sector en el que operan, arrasando todo lo que encuentran a su paso.

Por tanto, ¿cómo pueden gestionar los directivos la amenaza de esta nueva e inesperada competencia con modelos de negocio muy diferentes? ¿O el acecho de actores externos que se mueven hacia su sector?

Encontrar respuestas a estas preguntas es el objetivo del nuevo estudio de IBM “Redefiniendo los límites: Conclusiones de la Encuesta Global a Consejeros Delegados y Alta Dirección”. El entorno competitivo está experimentando grandes alteraciones, y es difícil predecir cómo evolucionará. Este estudio revela cuáles son las expectativas de los directivos sobre el futuro, cómo identifican nuevas tendencias y cómo están posicionando sus organizaciones para que prosperen en la era de la disrupción.

Una de las conclusiones más reveladoras del informe es que del total de las compañías analizadas, aquellas con una rentabilidad más alta y que son percibidas por el mercado como  líderes en innovación, también llamadas precursores, –solo el 5% de la población analizada– se diferencian por varios aspectos: están preparados para reconocer y “combatir” a los nuevos ‘invasores’ digitales, son capaces de utilizar sus mismas tácticas, exploran oportunidades en mercados, tratan de eliminar burocracia para ser más ágiles y apuestan por avanzar en innovadoras áreas tecnológicas como la computación y los sistemas cognitivos. Los sistemas cognitivos se diferencian en que no se programan como los ordenadores actuales, sino que pueden entender el lenguaje natural, razonar y aprender.

En virtud de los resultados del estudio, las empresas se ven abocadas a afrontar tres iniciativas clave para prepararse ante la competencia:

1)      Prepararse para la llegada de los ‘invasores’ digitales: hasta ahora, el mayor riesgo para un negocio solía ser un nuevo competidor, con una oferta mejor o más barata, que hacía que fuera relativamente sencillo cambiar de estrategia. Hoy en día, la nueva competencia suele ser invisible hasta que es demasiado tarde. Las empresas arraigadas suelen verse amenazadas por modelos de negocio totalmente diferentes, así como por empresas más pequeñas y ágiles, que no cargan con infraestructuras heredadas.

Dos tercios (67%) de los ejecutivos aprecia la convergencia de industrias como un factor importante de cara a los próximos años. Y el 72% de los encuestados afirmó que la tecnología es el factor más importante que está transformando el entorno competitivo. A pesar de que están de acuerdo en su relevancia, no están tan seguros de su impacto y cómo aprovecharla en su beneficio.
2) Adoptar una visión panorámica: muchos de los directivos encuestados admiten que es complicado identificar a tiempo los nuevos desafíos. De hecho, a la hora de identificar y explorar nuevas tendencias y tecnologías, solo la mitad de los ejecutivos reconoce tener en cuenta la opinión de sus clientes, mientras que la mayoría sigue utilizando técnicas convencionales. Sin embargo, la mayoría de los directivos anticipa un cambio en la forma en que las organizaciones se relacionan con los clientes. El 66% de ellos tiene como objetivo centrarse en las comunicaciones personalizadas, un 22% más que en el estudio realizado en 2013, y el 81% planea generar más interacción digital, un incremento del 19% respecto a hace dos años.

Una de las conclusiones del estudio es la necesidad de adoptar una visión panorámica. Estas organizaciones no pierden de vista a sus rivales, pero prestan aún mayor atención a sus clientes, y también son capaces de distinguir las tendencias tecnológicas que revolucionarán sus empresas: la computación cognitiva, la nube, las soluciones móviles y el Internet of Things (IoT).

3) Ser el primero, ser el mejor, o no estar:

Parte de los directivos consultados también hace referencia a los beneficios de la computación cognitiva a la hora de generar nuevos descubrimientos y tomar decisiones mejores y más informadas dentro del contexto de los clientes individuales, ya que la computación cognitiva permite a los negocios analizar los datos sobre los consumidores, crear modelos predictivos y hacer seguimiento de las necesidades cambiantes de estos. Desde su punto de vista, las tecnologías cognitivas proporcionan el camino hacia nuevos niveles de personalización respecto a los consumidores a raíz del análisis de enormes volúmenes de datos y a la extracción de mayor conocimiento.

Además, cuatro quintas partes de los directivos (CxOs) están experimentando con modelos de negocio alternativos o piensan hacerlo. De hecho, según el estudio de IBM, los encuestados más innovadores –los precursores– son un 25% más proclives tanto a cambiar su modelo de ingresos como a reconsiderar los segmentos y tipos de consumidores objetivo, frente a otros que respondieron que prefieren utilizar recursos ya existentes en sus organizaciones.

¿A qué se debe este profundo deseo de ser el primero? La velocidad con la que evoluciona la tecnología se está acelerando y no llegar el primero a un determinado mercado es un riesgo que las empresas no pueden permitirse, de ahí que los ejecutivos de empresas precursoras consigan serlo gracias a una visión panorámica, modelos de negocio disruptivos y apuesten por nuevas y avanzadas tecnologías como la computación cognitiva. Ninguna tecnología puede predecir el futuro, pero utilizando la analítica cognitiva y predictiva para examinar los datos en tiempo real, los directivos líderes pueden hacer una estimación del futuro con un gran nivel de confianza. Esto marcará la diferencia desde este mismo momento.

Imagen de previsualización de YouTube

(*) Artículo publicado originalmente en Executive Excellence el 26 de enero de 2016.

Suscribirse a este blog